Lección 4: A todo chumpe le llega su navidad

¡Hola a todos!

Después de 11 días -lo acabo de ver- de no escribir, 40000 parciales de la Universidad y una fabulosa gripa que me tiene en pijama desde la 1:00 pm, he regresado con la lección 4.

Mi mamá siempre que pasa algo, llega una nueva oportunidad o aparece algún joven muchacho guapetón dice “¡Ves! A todo chumpe le llega su navidad!” y aunque me da risa, poco a poco voy aprendiendo que es cierto.

Quiero llegar a este tema, porque a estas alturas de la vida voy cuesta arriba -ok, no, pero ya voy a salir de la U-  y muchas veces, tanto a mis amigos como a mi, nos ha entrado ese ataque/crisis de: y cuando se termine esto, ¿qué vamos a hacer?. Ojalá Walter Mercado nos pudiera el futuro, y estoy segura que nos ahorraríamos bastante estrés, pero ni modo, a vivir día con día.

Suena fácil decir “Bueeeeno, voy a buscar un trabajo bonito, me voy a casar, etc, etc”, pero lastimosamente somos un montón de rebeldes, soñadores e inconformes, que tienen claro lo que les apasiona y creen que seguir eso que hace que el corazón le haga “bidi bidi bom bom” es lo más importante.

Ahora, abriéndome a ustedes y contándoles otra de las #MimiHistorias, les confieso que pasé como todo lo que va de este año, con una gran frustración, ataques de ansiedad y desesperación de “¿Qué voy a hacer con mi vida?” y si han seguido este blog -SON LO MÁXIMO DE VERDAD, GRACIAS POR LEERME- lo podrán ver en posts anteriores, claaaaro sonaba más sutil y bonito todo, acompañado por una foto chiva tomada por Nelson, pero por dentro estaba en posición fetal, con moño despeinado y pijama St Jacks de Winnie Pooh.

No les miento, todavía de vez en cuando me siento así, pero es menos que antes, y es porque entendí que para todo hay tiempo y llega cuando tiene que llegar, o sea…a todo chumpe le llega su navidad pues. Las oportunidades, el amor, el trabajo soñado, el viaje que tanto hemos añorado…creo -y quiero creer toda mi vida- que llegan cuando Él mero mero lo desea, a Su tiempo perfecto.

Esto no significa que van a estar como yo ahorita, con tres colchas porque no aguanto el frío, moño despeinado, un mega kit de pastillas antigripa, calcetines y sin hacer nada, porque si creo que hay que trabajar por lo que uno quiere, pero también hay que aprender, disfrutar y como dicen en mi paisito, dont ajolot. 

Hay que aprender a relajarse, a sorprenderse con los regalitos bonitos que les da la vida, con las personas que les pone para que aprendan tanto personalmente como profesionalmente y emocionarse por esas situaciones tipo película que les suceden.

Si se han sentido así, WELCOME TO THE 20’s, pero todo pasa, todo cae en su lugar, y como lo dije antes, la vida da sorpresas.

Como soy buena y ando de regalona tipo Santa Claus, les comparto algo que me hizo sentir super bien, son dos cartas, una la escribió Frank Ocean a su yo de 21 años, y la otra una escritora, y ahí ven como es que todo cambia, todo mejora y como dice mi papi, “todo estará bien” .

from frank to chris

 

Escritora: http://plump.ph/letter-21-year-old-self/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s